V Yeti Trail Run: La lucha eterna entre la cabeza y las piernas, mi rutina inseparable.


Tiritando dentro de un coche.
Cansado, mojado, dolorido.
El corazón trasladado al tobillo,
recordándome con sus latidos
duros kilómetros recorridos.
Estoy vencido.



Un pequeño percance, después de pasar volando por la parte más técnica y peligrosa de la Canaleta, hace que me tronque el tobillo. Sabía que era algo serio, pero las ganas pudieron más. Al principio cojeando y después renqueando, pude llegar al cortafuegos. Kilómetro 28 de carrera ¡Ahora empieza la fiesta!

Subida por el cortafuego, unido a los corredores de la mini yeti
Fuera de ritmo, malas sensaciones, musculatura castigada y un tobillo cada vez  más hinchado, no fueron suficientes razones para abandonar. La cabeza no pudo imponerse al recuerdo de una muy buena primera parte, donde todo me salió bien.

Llegando a las Cunas. Bordando una primera buena subida.

El segundo puesto que todavía conservaba me dio la inconsciencia necesaria para que en mi estado me aventurase en la parte más exigente. Las cosas empezaron a diluirse al encontrarme las primeras bajadas, que aunque pequeñas, avisaban que mi tobillo izquierdo no podría retener mi peso de regreso al Berro.

Tras coronar y ya acabado, solo puedo andar hasta alcanzar el Collado Blanco (cuarto avituallamiento), donde entrego mis almas al Yeti, retirándome a la parte trasera de este coche, a llorar mis penas por esta carrera no acabada.

Muy pronto estaremos en otras salidas.

Más tarde o más temprano consigues encontrar calor, un calor que te recuerda que te puedes recuperar, que hay más batallas en las que vas a participar, que todo SUMA. Ahora toca descanso, recuperarse para que pronto podamos seguir.

¡Pero eso es otra historia para próximas entradas!


4 comentarios:

  1. Lo dices tu, ahora toca descanso y a recuperar. Es lo que tiene cuando lo das to. Un saludico y animos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ánimo Javi! Recuperate bien, que pronto estarás de nuevo en otras batallas. Un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Esperemos que no sea nada y recuperes pronto, saludos

    ResponderEliminar