Cola de león o cabeza de ratón.


El que se apunte a una carrera por la simple satisfacción de salir al monte, descubrir sitios nuevo o pasar un rato con los amigo, se está olvidando de lo mejor: la competición.


El notar el nerviosismo en la salida. Tus pulsaciones suben. El dorsal que te pesa. Buscar con la vista a los rivales de tu nivel. Repasar tu estrategia de carrera ¡Esta apunto de empezar! Aparecen algunas dudas pero estas seguro que el entrenamiento ha sido el adecuado.

3, 2, 1 y ¡Pump! ¡A correr! El cuerpo se pone en modo carrera y se te olvida todo. Te concentras en tu respiración, escuchas tu corazón, y vigilar tu piernas. Controlas a tus rivales. 

La carrera siempre es larga, siempre es dura y siempre te van ha faltar fuerzas para el final. Pero si las cosas salen bien, si todas las variables se alían contigo, si tienes un buen día, si todo eso, y alguna otra cosa más sucede, a lo mejor (que no siempre es seguro) consigues un podium. 


Subirte a uno de los tres cajones destinados a los triunfadores de la fiesta, el aplauso de los corredores, la aprobación de tus compañeros, la satisfacción de un trabajo bien hecho. ¿Pero en que categoría?

En las últimas pruebas a las que he asistido, se ha premiado a una gran cantidad de corredores en infinidad de categorías, siendo yo uno de los beneficiados. Que si categoría senior, máster, veteranos, locales, promesas… tanto para chicas como para chicos. Olvidarse en todas ellas de la categoría que realmente importa, LA CATEGORÍA ABSOLUTA.


¿Por qué ya no se reconoce a los primeros de la general, indiferentemente de su edad? Se está ninguneando el esfuerzo empleado por los corredores en quedar lo mejor clasificado posible, entre todos los participantes. No se premia a los mejores, a los que tardan menos tiempo en completar un circuito idéntico para todos. Parece que satisface más ser el primero de tu categoría (cabeza de ratón) a conseguir un buen puesto en la general (cola de león)

Sin ir mas lejos, en mi última carrera: XI Ricote Trail, a la cual le tengo un especial cariño, habiendo participado y completado todas las ediciones. Se dio el caso curioso de quedándome en la posición 5ª, mi trofeo era más grande que el de Ángel Mayor, que me saco más de 5 minutos. 


Por lo tanto reclamo la saludable costumbre de que se reconozca el esfuerzo de los primeros clasificados de la carrera, en una rescatada categoría absoluta, en aquellas carrera que la hayan desterrado.

¿Y tu? ¿Qué opinas? No te olvides en contestas a la encuesta situada arriba a la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada